Thursday, January 25, 2007

José Ignacio de Juana Chaos: una historia sobre la falta de Justicia / José Ignacio de Juana Chaos: a story about the lack of Justice

Entre toda la hermosa música y el arte un breve comentario sobre la injusticia.
Conozco mucho sobre un sistema legal podrido, vivo en Argentina, todavía estamos sacudiendo nuestras cabezas sobre controvertidas, y espantosas decisiones, todas en nombre de alguna Justicia sagrada.
Para mencionar sólo dos casos, el primero, bastante popular estos días, casi todas las personas involucradas en el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas están en libertad, diez años después del hecho. El otro, la llamada "conexión local", involucrada en el ataque con una bomba a la AMIA, bueno, ellos también están libres.
Los jueces deben aplicar la ley, no tienen un color político, no pueden, y en el caso de José Ignacio de Juana Chaos, el miembro de ETA (Euskadi ta Askatasuna / Euskadi y Libertad), la Justicia española está haciendo un pobre favor a la ley.
Se que no se pueden comparar los sistemas legales de dos países diferentes, es algo tonto para hacer, pero el problema es el mismo, la manipulación de los jueces.
La Justicia es un elemento básico en una sociedad democrática, sin Justicia no hay aire, es una casa sin los cimientos adecuados.
José Ignacio de Juana Chaos puede morir, en unas pocas semanas, todo lo que puedo ver en la decisión de los jueces es venganza y codicia por el poder, también en los miembros del PP (Partido Popular), "trabajando" detrás de ellos, este es claramente un camino equivocado para sostener y proteger una democracia.


Between all the beautiful music and art a brief comment about the injustice.
I know a lot about a rotten legal system, I live in Argentina, we're still shaking our heads about controversial, and horrible decisions, all in name of some sacred Justice.
To name just two cases, the first, quite popular these days, almost all the people involved in the killing of the photographer José Luis Cabezas are free, ten years after the event. The other, the so called "local connection" involved in the bomb attack to the AMIA, well, they're free too.
Judges must apply the law, they don't have a politic color, they can't, and in José Ignacio de Juana Chaos's case, the member of ETA (Euskadi ta Askatasuna / Euskadi and Freedom), the spanish Justice it's doing a poor favor to the law.
I know you can't compare legal systems from different countries, it's a silly thing to do, but the problem it's the same, the manipulation of the judges.
The Justice it's a basic element in a democratic society, without Justice there's no air, it's a house without the right foundations.
José Ignacio de Juana Chaos can die, in a few weeks, all I can see in the judges's decision is revenge and lust for power, also in the members of the PP (Popular Party / Partido Popular), "working" behind them, this is clearly a wrong way to choose to sustain and protect a democracy.


Dos excelentes artículos para pensar un poco más sobre este conflicto / Two excellent articles to think a little more about this conflict

La Justicia frente a la Venganza por Pablo Aretxabala / The Justice in front of the revenge by Pablo Aretxabala

Un caso podrido por José Luis Zubizarreta / A rotten case by José Luis Zubizarreta

7 comments:

Eduardo said...

En vista de que no hay en tus palabras ni un sólo argumento en favor o apoyo o justificación de la supuesta existencia de tal injusticia y no queriendo tomármelo como afirmación gratuita deduzco que haces tuyos los que figuran en los articulos que citas.

Y el caso es que el primero no es más que una simple enumeración de principios que comparto y que no creo que hayan sido conculcados en este caso. Y en el segundo, que tiene más miga, puede leerse (las negritas son mías):

...la resolución finalmente adoptada por el pleno de la sala es conforme a derecho o incluso más que la inicialmente propuesta por el fiscal y, al parecer, aceptada por el tribunal que en un principio estaba llamado a resolver el asunto. Nada en el artículo 508 de la ley de enjuiciamiento criminal hace pensar que el legislador tuviera en mente, al redactarlo, el caso concreto de un recluso que se expusiera voluntariamente al riesgo de muerte, sino, más bien, el del preso al que tal riesgo le sobreviniera al margen de su voluntad. Y, sin embargo, por intachable que sea la resolución adoptada, nadie podrá sacudirse la sospecha de que quienes la han hecho suya no han actuado libres de las presiones ambientales que se les había creado o de las propias convicciones ideológicas.

Veamos: ¿habría sido preferible una resolución no conforme a derecho pero libre de sospechas de presiones? ¿dónde se quedarían entonces los miríficos principios de la justicia que tanto admiramos?

Ya puestos, también sería de justicia respetar los principios que de Juana Chaos impuso a muchos de sus compañeros. Véase aquí.

euskir said...

Estimado Eduardo:
Yo dije: "Los jueces deben aplicar la ley, no tienen un color político, no pueden", desde mi punto de vista es indudable que esto ha ocurrido, los jueces no han actuado de acuerdo a derecho, pues lo han hecho respondiendo a la presión de grupos determinados, algo inexcusable para un magistrado.
Ahí está el punto clave, siempre desde mi visión del tema, el único argumento que necesito para sostener esta posición es la sentencia de los jueces de la Audiencia Nacional, sin siquiera entrar en el terreno del efecto que pudiera provocar en un futuro proceso de paz, pues eso sería ciencia ficción.
En cuanto a los artículos, vuelvo a citarme: "Dos excelentes artículos para pensar un poco más sobre este conflicto", son buenos artículos, lo que no quiera decir que este de acuerdo con cada letra, pero si creo que convocan a discutir sanamente, como lo estamos haciendo nosotros.
Respecto a la carta dirigida a José Ignacio de Juana Chaos, es un material que hace ya un tiempo está circulando, pero mi comentario no tiene nada que ver con la persona involucrada, opinaría lo mismo si fuera cualquier otra persona en una situación similar, sin importar su posición o actividad política.

euskir said...

Quería matizar esta charla con una información que acaba de publicarse, las palabras del Ministro de Justicia del Gobierno de España, Juan Fernando López Aguilar.
Entiendo perfectamente, y eso tiene mucho que ver con mi artículo, que Juan Fernando López Aguilar deba abstenerse de realizar ciertos comentarios, no es mi caso.
En cuanto a algunas de sus opiniones, son estas:

"Tengo opinión, soy jurista, pero la responsabilidad política exige contención y respeto por las reglas del juego",

"La administración tiene la obligación de velar por su vida".

"Había otras soluciones, todas tienen fundamento en derecho”

Con otras, vertidas en la misma entrevista, no estoy de acuerdo.

(Entrevista realizada en el programa "Hoy por hoy" de la Cadena Ser)

Eduardo said...

Debo insistir: ¿en qué no han actuado los jueces conforme a derecho? No niego el deleznable ruido del Partido Popular al hilo de esto, pero sí considero una extralimitación afirmar que el auto responde a esa presión.
Las cosas "indudables" no lo son "desde un punto de vista". O son indudables o no lo son. Y sinceramente me parece de lo más "dudable" que los jueces no hayan actuado de acuerdo a derecho.
Como toda resolución judicial, ésta está motivada. Uno puede discrepar de su argumentación (acatar una sentencia no quiere decir coincidir con ella), pero no sé en qué discrepas.
Es cierto que quién sea de Juana Chaos es irrelevante en este caso. Pero conocer sus "principios" añade un matiz interesante a la discusión. Podemos obviarlo, pero entonces volvemos sólo a las formas y a la pregunta con que inicio este comentario. ¿Qué hay de "injusto" en el auto? Es una pregunta sencilla ¿no? Sobre todo si la injusticia es indudable.
Y sólo respondiéndola se puede decir con propiedad que doce jueces de la Audienca Nacional han cometido el "inexcusable" (de estar de acuerdo contigo yo habría elegido un calificativo más fuerte) delito de prevaricar. Yo me he leído el auto varias veces y sigo sin entender dónde esta la supuesta injusticia.
Algo parecido le pasa a Zubizarreta, que califica el auto de intachable. ¿Acaso quería uno tachable? Es cierto que el caso está podrido de raíz, porque en todo este asunto las cosas llevan pudriéndose desde hace más de treinta años. Es obvio que había otras posibilidades. Siempre las hay y por eso las sentencias no las hacen las computadoras.
P.S. Por supuesto que la Administración tiene obligación de velar por su vida. La propia Ley obliga a ello. Yo preferiría que no velara por la mía y me permitiera suicidarme cuando me venga en gana. Pero no es así y tal vez algún día me toque sufrir la alimentación forzosa en contra de mi voluntad. Me parecerá tan mal como que ahora se haga con de Juana Chaos.

euskir said...

Eduardo:
Hay un punto en el que no podremos ponernos de acuerdo, yo, como mucha gente, creo que la decisión de la Audiencia Nacional responde a un esquema trazado por la derecha, no creo en una "conspiración", simplemente en unos jueces que responden a intereses generados más en la búsqueda de un espacio de poder que en administrar Justicia.
Sobre ese punto inicial es absolutamente imposible que pueda considerar que ha habido Justicia, opinaría lo mismo si el fallo hubiese sido el contrario, debido a presiones del PSOE.
El Derecho Penal no se limita a aplicar ciegamente un texto, para eso hay jueces y no ordenadores conectados a una base de datos, el dictamen manipula los hechos para obtener un "fallo" acorde a las necesidades de determinados grupos.
Y si la ley obliga a velar por la vida de los ciudadanos, bueno, no es precisamente lo que han hecho los magistrados, violando claramente la ley, poco se han asesorado en cuanto a temas médicos, pues en las condiciones en las que obligan a permanecer a José Ignacio de Juana Chaos su muerte es inminente.
En este caso no se necesitan conocer los "antecedentes", o "principios" del detenido para efectuar un fallo, no pesa su actitud anterior en casos ya juzgados, simplemente era evitar su muerte, obviamente no es lo que se ha hecho.
Estos elementos creo que son suficientes para al menos dudar de la verdadera aplicación de Justicia en esta causa.
Y sobre tu último comentario, creo que tiene que ver con la eutanasia, algo que no está en discusión en este momento.

Eduardo said...

Una pena que el acuerdo entre nosotros sea imposible (desde luego no lo es por mi parte). Te apunto algunas consideraciones a pesar de ello.
a) Que la decisión judicial casa con los intereses de la derecha es algo obvio y al alcance de cualquiera. Pero no por eso vulnera la ley. Había otras posibilidades, pero también había esta, que no contraviene ninguna ley. Así son las cosas y mientras no cambien las leyes así seguirán siendo.
b) Me parece legítimo criticar el auto por muchas razones (pero las "razones" hay que decirlas, claro). Lo que no es legítmo es decir que es ilegal. No lo es. Es así de simple.
c) No es cierto que se hayan asesorado poco en "temas médicos". El informe del 18 de enero decía literalmente "Que su situación clínica actual es aceptablemente buena (dentro de su situación) y no parece existir en el momento actual un riesgo inmediato para su vida". A lo que añadía que "de mantener la conducta de ayuno" era esperable una evolución desfavorable con resultado de muerte por lo que recomendaba "reiniciar la alimentación cuando se produzca un deterioro de sus constantes". El informe médico lo que decía era precisamente que su muerte no era inminente.
d) Tal vez no me entendiste bien cuando dije que sus antecedentes añadían matices de interés. Por supuesto que el fallo no debe tener en cuenta los antecedentes de la persona. Es nuestra discusión la que puede verse enriquecida con ellos.
e) Mi comentario final, más que con la eutanasia, tiene que ver con otra cosa, con cierta idea de la libertad personal. No entiendo por qué el Estado está obligado a mantener vivo a alguien en contra de su voluntad. Dices que no se ha intentado evitar su muerte. Eso es algo que ya veremos cuado se produzca el deterioro de sus constantes vitales. Yo estoy seguro de que se le alimentará por vía forzosa y santas pascuas.
f) Estás en tu derecho a dudar de la "verdadera aplicación de Justicia en esta causa". Entendiendo por Justicia tu propia idea de justicia, claro. Lo cierto es que cualquier fallo judicial, cualquiera, es criticable con los mismos argumentos que propones. Yo no creo en las críticas que no llevan a nunguna parte (al margen de que dude de que opinarías "lo mismo si el fallo hubiese sido el contrario").
g) En resumen, creo que no deberías basar tus críticas al fallo en cuestiones de principios y grandes palabras como Justicia. La cosa es otra. El calado político de la decisión es evidente y las presiones inevitables, pero eso no va a cambiar nunca porque así es el mundo en que vivimos. Indignarse por ello es perder el tiempo y no querer ver más allá de las narices. Y hay tantas cosas por las que indignarse con razón (y razones).

euskir said...

No creo imposible que podamos acercar posiciones, pero me parece que estamos yendo por caminos que se alejan cada vez más.
Vamos por partes.
a) Yo no digo que contravenga la ley, el hecho de no ser "acorde a derecho" tiene más que ver con como algunas veces la ley se tuerce y se manipula. De la misma manera por la que sale bajo fianza una persona implicada en un caso impresionante de corrupción, que afecta la vida y el futuro de muchas personas, pero otra, y no hablo de atentados ni de muertos, es citada a declarar por reunirse de acuerdo a los derechos cívicos básicos, y hay muchas comparaciones que podría hacer para probar este punto.
b) Me repito, que no sea ilegal no quiere decir que sea justo. Había una película, bastante extraña, pero en un momento un joven abogado visita a su maestro de leyes muy enfermo, este le cuenta una anécdota: "Hace mucho tiempo vi a un juez de la Corte Suprema (transcurre en Estados Unidos, el nombre no tiene importancia) que admiraba mucho, salía de su despacho, como había estado nevando se patinó y quedó sentado bajo la sombra de la estatua de la Justicia, allí estaba, mi admirado juez, mi inspiración, convertido en un humano más. Allí comprendí que la Ley es tan sólo una sombra de la Justicia, la forma en que los hombres tratamos de acercarnos a ella".
En este caso que nos trae por aquí creo que se ha actuado demasiado cerca de la Ley, y bastante lejos de la Justicia. Si había otros caminos, ¿no era mejor haberlos utilizado?, si también eran "Ley".
c) No se puede alimentar "forzosamente" a una persona de manera infinita, es normal un deterioro físico que hace imposible continuar con esa práctica. Es claro que en el mismo momento que deciden que se proceda de esa manera están dictando una condena a muerte. De hecho ya hubo un problema en el caso de José Ignacio de Juana Chaos, se pensó en la posibilidad de suspender el uso de la sonda nasogástrica.
d) Los antecedentes tienen que ver con una persona condenada, cuya condena se cumplió, nos guste o no, a la que por realizar declaraciones en un diario se le condena a doce años de prisión, inclusive en comparación con la condena anterior es algo desproporcionado, por decirlo de alguna manera.
Por supuesto que gran parte de sus acciones son merecedoras de repudio, pero eso creo que sólo desvía la atención del tema principal.
e) En este caso es algo más complejo el rol del Estado, pues al estar detenido es responsabilidad del mismo, es como el caso de un recluso que se suicida en una delegación policial, al estar detenido uno está bajo responsabilidad del Estado.
f) Si por presión o manipulación del Gobierno se hubiera fallado a favor de liberar a José Ignacio de Juana Chaos por supuesto que me opondría al fallo.
g) Si uno no se indigna ante todo lo que resulta injusto sería sumamente fácil para los Estados, o simplemente para los grupos de poder, imponer su voluntad sin oposición alguna. Yo creo que la palabra Justicia, y los principios y valores que representa, no son algo guardado en una vitrina, sino material del que se va haciendo la vida día a día.
Por supuesto que el problema político y las presiones están allí, y estarán, lo que no quiere decir que uno se deba sentar a verlos pasar. Más allá de eso hay de fondo un tema aún más complejo, reducir el conflicto de Euskadi a un preso y a una actuación judicial.